Características y Curiosidades de la Tortuga Marina

La hermosa Tortuga Marina, o también llamadas quelonioideos, son unos reptiles con caparazón los cuales habitan en el planeta Tierra desde hace aproximadamente 150 millones de años y que han podido sobrevivir a todos los grandes cambios que han ocurrido en el ambiente. En principio, las tortugas eran animales meramente terrestres, sin embargo, con el pasar de los años estas fueron evolucionando y se pudieron adaptar al medio marino. Sí deseas aprender mucho más acerca de la tortuga marina, no dude ni un momento en seguir leyendo este artículo.

tortuga marina

Tortuga Marina

Los quelonioideos pertenecen a una superfamilia de tortugas, de entre las cuales podemos encontrar a las tortugas marinas; actualmente constan de dos familias, la Cheloniidae, y también la Dermochelyidae, familias las cuales también sietes especies de tortugas. Estos hermosos y famosos reptiles habitan regularmente las profundidades del mar, sin embargo, cada cierto tiempo, estas recurren a la superficie para poner sus huevos allí.

Descripción

Como mencionamos anteriormente, las tortugas son reptiles, pertenecientes a una clase de aproximadamente 6.000 especies las cuales poseen una piel con escamas; a su vez estos hermosos reptiles respiran aire y también usan la luz solar para poder calentar sus cuper ectodérmicos. Al igual que todas las especies de reptiles, las tortugas marinas se reproducen a través de la fecundación interna, y a su vez, de igual forma que una buena mayoría de reptiles, su modalidad de reproducción es ovípara.

Probablemente la característica más resaltante de las tortugas es su caparazón. Esta estructura esquelética funciona como cubierta armada, la cual protege todos y cada uno de sus órganos internos, además de resguardarlas del calor y sus distintos depredadores. La parte superior de este mismo caparazón, se encuentra completamente cubierta de estructuras las cuales parecen escamas, estas estructuras reciben el nombre de “escudos”. El caparazón de las tortugas se encuentra conectado con la región ventral, la cual es llamada plastrón, a través placas de concha muy duras conocidas regularmente como puentes laterales.

La gigante cavidad corporal que poseen las tortugas, en especial las tortugas marinas, posee una cantidad bastante grande de masa intestinal, la cual es facilita mucho digerir materiales vegetales y distintas criaturas marinas las cuales se encuentran en su dieta. Especialmente en el caso de la tortuga marina verde, la cual es vegetariana casi en su totalidad, posee una característica única en su sistema digestivo; una parte especial de su tubo digestivo poseen simbiontes bacterianos, los cuales les ayudan a digerir mucho mejor la celulosa. Sólo algunos otros reptiles son vegetarianos primarios.

Esta gigante cavidad corporal que mencionamos anteriormente, le permite a las tortugas hembra, poseer un volumen de huevos dentro de su cuerpo muy grande. Las tortugas marinas hembras son también completamente capaces de resguardar esperma vivo durante una gran cantidad de años, aunque claramente la fertilidad de este esperma decrecerá con el pasar del tiempo; esta gran capacidad de las hembras, les permite poder fecundarse a sí mismas sin necesidad de recurrir al acto del apareamiento.

tortuga marina

Aparte de utilizar sus pulmones para respirar el aire del ambiente, las tortugas también han adoptado distintas formas adicionales para respirar. Muchas especies de tortugas marinas hacen pasar el agua por medio de sus vías nasales hasta que llega a su boca y a su garganta, donde se absorbe todo el oxígeno por su faringe. Todo este proceso se realiza a través de la faringe la cual posee un papel como si fuera una agalla; por el otro lado, muchas otras especies de tortugas marinas, toman agua mediante su abertura anal de se llena completamente y vacían dos sacos, esto mismo permite que exista una lenta corriente la cual le permitirá recoger oxígeno.

Regularmente las tortugas suelen poseer niveles mucho más altos de dióxido de carbono en su sangre en comparación a la gran mayoría de animales que respiran aire, tomando en cuenta esto, las tortugas pueden utilizar su abastecimiento de oxígeno de la mejor forma posible durante periodos de tiempo largos. De igual forma que la sangre, todo el tejido muscular de las tortugas también puede resguardar oxígeno en cantidades muy altas: este gran abastecimiento de oxígeno que poseen estos reptiles les facilita mantenerse debajo del agua por periodos de tiempo muy prolongados.

Se puede resaltar otro gran aspecto de la respiración de las tortugas marinas, este aspecto es la inmensa necesidad que tienen de la flexibilidad exterior. El plastrón abisagrado, o lo que une a su caparazón de su cuerpo, permite la contracción y la expansión en la zona de su pecho. Especialmente, en el caso de las tortugas marinas es mucho más difícil poder respirar cuando las hembras provienen de la playa.

Las tortugas marinas poseen distintas adaptaciones especiales que les permiten vivir correctamente debajo del mar. Las conchas de estas mismas tortugas poseen un peso bastante reducido, sin contar que se presenta con una forma bastante aerodinámica para así reducir la gran fricción que podría haber en el agua. Al contrario que las tortugas terrestres con sus patas frontales y traseras, las tortugas marinas poseen cuatro aletas las cuales tienen unos músculos bastante desarrollados para movilizarse debajo del mar muy rápidamente en distancias largas.

Han llegado a haber ejemplares de tortugas marinas que llegan a alcanzar debajo del mar velocidades de hasta 55 kilómetros por hora. Estas adaptaciones anatómicas de las tortugas marinas han venido evolucionando y perfeccionándose desde hace millones de años y, valga la redundancia, de su propia evolución soportando, incluso todos los grandes cambios ambientales que ha sufrido la tierra a lo largo de la historia.

tortuga marina

Especies

Como es obvio, existe una inmensa variedad de especies de tortugas marinas, en especial cuando tomamos en cuenta que existen dos familias distintas de las cuales estas pertenecen, entre todas estas especies nos podemos encontrar con las siguientes:

  • Dermochelys coriacea, o conocido como Tortuga Laúd
  • Lepidochelys olivacea, Tortuga Golfina
  • Chelonia agassizi, mejor conocida como Tortuga negra del Pacífico Oriental
  • Caretta caretta, Tortuga caguama
  • Lepidochelys kempii, también se le es llamada Tortuga Lora
  • Cheloni mydas, o Tortuga Verde
  • Eretmochelys imbricata, Tortuga Carey
  • Chelonia depressa, también Tortuga Kikila

Evolución

Estos hermosos vertebrados llevan sobreviviendo en la tierra por lo menos unos 200 millones de años, estos hermosos reptiles han llegado a atravesar periodos muy estables, pero también periodos con los climas y los cambias más extremos que se han visto en la tierra. Estos vertebrados con el pasar de los años evolucionaron en anfibios, la cual es también una clase de vertebrado pero mucho más antigua, los cuales pueden habitar sin ningún tipo de problema en el mar y en la tierra. Con el pasar de los años, todos los reptiles dominaron rotundamente la Tierra, tanto en los suelos, como en los mares, e incluso en los aires.

A pesar de esto, en la historia de la evolución de los reptiles, muy tempranamente las tortugas, pertenecientes a la orden de los quelonios, es decir, Chelonia, se separaron totalmente de la línea de evolución de estos reptiles. El origen de estos mismos quelonios es desconocido, sin embargo, se han llegado a hallar fósiles que se han reconocido como tortugas de periodos tan antiguos como lo puede llegar a ser el periodo Triásico, este periodo se remonta hace 180 millones de años en donde los dinosaurios se empezaban a convertir en animales terrestres totalmente dominantes.

Según muchos estudios científicos, las tortugas del periodo Triásico no presentaban grandes diferencias en comparación a las tortugas de hoy en día, sin embargo, existen distintas pruebas que arrojan que las tortugas antiguas poseían características que las actuales no tienen; un gran ejemplo de estas características, es que las tortugas del periodo Triásico poseían unos dientes notoriamente afilados, mientras que las de la actualidad únicamente poseen mandíbulas de bordes afilados, lo más probable es que el hábitat natural de estas tortugas eran los pantanos.

tortuga marina

Muchos años después, aproximadamente en los años finales del periodo Cretácico, hace 65 millones de años, distintas tortugas como lo pueden ser la especie Archelon ischyros, podían llegar a alcanzar longitudes de hasta tres metros, y también solían habitar en el mar superficial de lo que hoy podríamos llegar a considerar la costa oeste de los Estados Unidos de América. A pesar de la habilidad que tenían las tortugas para habitar fácilmente en el océano, con el pasar de los años, empezaron a evolucionar y existir distintas especies que solo vivían en la tierra, al igual que muchas otras se mantuvieron viviendo en las aguas.

Cabe destacar que las tortugas marinas, a excepción de las serpientes de mar, son los únicos reptiles que han sido exitosos al momento de retornar al mar. Las tortugas que retornaron a este ambiente tuvieron que evolucionar y desarrollar distintas adaptaciones especiales para poder habitar correctamente todo el ambiente marino, sin embargo, estas nunca perdieron su característica de ser un reptil.

Las tortugas marinas poseen distintas características las cuales les da su carácter de reptiles, entre estas podemos observar: El hecho de que su modalidad de reproducción es ovípara, al igual que la inmensa mayoría de reptiles, las tortugas marinas también poseen pulmones y respiran aire; y por último, a excepción de la tortuga laúd, la mayoría de las tortugas marinas poseen placas muy duras alrededor de todo su cuerpo. En el caso de las tortugas laúd, se parecen mucho a las de agua dulce que tienen su cuerpo todo cubierto de capas coriáceas, en lugar de estas placas duras.

Siguiendo el comportamiento común de los reptiles, las tortugas marinas evitan a toda costa cualquier tipo de clima extremo, esto es debido a que las tortugas dependen enteramente de la temperatura del agua donde viven para así regular la de su propio cuerpo; cabe mencionar que los animales que hacen estos son llamados poiquilotermos o animales de sangre fría. Tomando en cuenta esta característica, a excepción de la tortuga laúd, las tortugas marinas se alejan totalmente de los climas muy fríos y se mantienen en ambientes tropicales o semitropicales.

En el caso de las tortugas laúd, se han hecho distintos estudios acerca de ellas y se ha determinado que gracias al gran tamaño de su cuerpo, estas tortugas pueden generar una temperatura interna más que suficiente para sobrevivir incluso en las aguas más frías. Por último, al igual que la inmensa mayoría de reptiles, las tortugas suelen tener una esperanza de vida muy alta y pueden vivir temporadas muy largas sin consumir ningún tipo de alimento; a día de hoy no se sabe con exactitud la cantidad de años que las tortugas viven, sin embargo, se insinúa que estas viven incluso más de 50 años.

tortuga marina

Probablemente la característica más resaltante a la hora de hablar de tortugas, y también la razón por la que una gran cantidad de científicos intuye que estos reptiles hayan sobrevivido desde la época de los dinosaurios, atravesando por cambios ambientales extremos, hasta el día de hoy, es su hermoso caparazón. Específicamente en el caso de las tortugas terrestres acostumbran a llevar caparazones que tienen una forma de cúpula, esta particular forma les permite con una gran facilidad meter dentro de su caparazón su cabeza y sus cuatro patas; debido a esta gran habilidad, las tortugas pueden protegerse de cada uno de sus depredadores a menos, claro, que pueda llegar a romper su caparazón.

Ahora, por el lado de las tortugas marinas, no poseen esta gran habilidad debido a que de igual formas que las tortugas de agua dulce, su principal entorno es el agua, por ello su caparazón suele ser mucho más estilizado, un caparazón el cual parece diseñado solo para proporcionarles un movimiento debajo del mar mucho más aerodinámico.

Entre las tortugas marinas y las de agua dulce, las marinas poseen esta habilidad de una forma mucho más acentuada debido a que la gran mayoría de su esqueleto se encuentra más pegado a su propio caparazón, sin embargo, a pesar de su caparazón de un tamaño más reducido y muy estilizado, la suma de todo el cuerpo de las tortugas junto con su caparazón, las convierte en un reptil de un gran tamaño en comparación a otras especies.

Con el pasar de los años y de la evolución de las tortugas, las grandes y toscas patas de las tortugas terrestres, se fueron convirtiendo en las aplanadas y hermosas aletas para las tortugas marinas de la actualidad. Al contrario que las tortugas terrestres y que muchas especies de tortugas de agua dulce que pueden llegar a caminar sobre la tierra con facilidad, las tortugas marinas tienen que acudir a arrastrarse por las orillas de la playa; al momento que estas tortugas efectúan este movimiento, lo hacen de la misma forma que lo podría hacer cualquier tipo de animal terrestre de cuatro patas, es decir, la aleta izquierda delantera se mueve a la par que la aleta derecha izquierda, y viceversa con su otro par de aletas.

De igual forma cabe destacar que en el caso de la tortuga verde, es diferente, pues estas tortugas mueven sus dos pares de aletas al mismo tiempo en la misma dirección a donde se dirija. Según todos los registros fósiles y la inmensa cantidad de estudios químicos que se han hecho en distintas rocas, el planeta Tierra hace aproximadamente unos 65 millones de años sufrió por cambios muy extremos, cambios los cuales pudieron llegar a acabar con la existencia de los dinosaurios, sin mencionar la gran cantidad de especies de animales terrestres y marinos que también se extinguieron, sin embargo, algunos grupos de tortugas llegaron a sobrevivir todo esto, a día de hoy existen dos subórdenes.

tortuga marina

Uno de estos subórdenes incluye a las tortugas que poseen cuello lateral, es decir, que recogen su propio cuello dentro de sus caparazones utilizando un movimiento lateral; mientras que el otro suborden es ligeramente más diverso y que también incluye a las tortugas marinas, además, que estas retraen su cuello en línea recta.

Cabe destacar que a día de hoy las tortugas marinas se dividen en dos familias, la Dermochelyidae, esta familia posee únicamente una sola especie, la cual es la conocida Tortuga Laúd, o como indica su nombre científico Dermochelys coriacea; por el otro lado, la segunda familia es la Cheloniidae, familia la cual posee dos subfamilias, cada una de estas a su vez, con dos géneros y también tres especies.

Podemos iniciar hablando de la subfamilia Chelonini, la cual incluye en primer lugar a Chelonia mydas, o mejor conocida como tortuga verde o blanca, a la Chelonia depressa, la cual es la tortuga plana de Australia o tortuga kikila; por último nos encontramos la con tortuga carey, o científicamente llamada Eretmochelys imbricata.

Por el otro lado, también tenemos a la subfamilia Carettini, esta subfamilia incluye a especies como lo son la Caretta caretta, o conocida mejor tortuga boba, cabezona o caguama, la Lepidochelys olivacea, o también tortuga lora; por último podemos observar a la Lepidochelys kempii, o conocida más como tortuga golfina. Es muy importante destacar que un gran número de científicos ha reconocido a una octava especie de tortuga marina, esta es la tortuga negra del Pacífico Oriental, la cual científicamente fue llamada Chelonia agassizi.

Adaptaciones Evolutivas

Como mencionamos anteriormente, con el pasar de los años y de la evolución de las tortugas marinas, estos hermosos reptiles desarrollaron distintas adaptaciones para poder sobrevivir de una forma más óptima en su ambiente, que en este caso es el agua. Todas las ocho especies que fueron mencionadas desarrollaron este tipo de adaptaciones, esto mismo les ha suministrado grandes resultados en el ambiente donde se desenvuelven y además, ha eliminado rotundamente la competencia entre todas las especies; un gran ejemplo de esto se puede observar en el hecho de que la alimentación de estas especies es muy diferente entre sí, esto trae como consecuencia que no deban competir para quitarse su alimento.

tortuga marina

De igual manera, la competencia para conseguir un lugar adecuado para andar ha disminuido inmensamente, por ejemplo, la tortuga laúd prefiere mucho más recurrir a distintas playas lodosas, muy extensas, y totalmente libres de piedras o rocas, mientras que por el otro lado, la tortuga carey acostumbra regularmente a habitar en cuevas de un tamaño reducido. Además de todo lo mencionado anteriormente, cuando dos especies distintas de tortugas utilizan la misma playa para habitar, lo más regular es que una de estas especies lo haga una temporada antes que la otra, durante su época correspondiente.

Entre las ocho especies que existen, cada una tiene adaptaciones evolutivas particulares, un gran ejemplo de esto es la concha muy colorida de las tortugas carey, esta concha es de suma importancia para ellas al momento de camuflarse en los arrecifes de coral donde pasan la gran parte de su vida. En el caso de las tortugas verdes, poseen un caparazón bastante oscuro que las ayuda a camuflarse muy bien en las praderas marinas donde suelen alimentarse frecuentemente.

Las tortugas caguamas o tortugas bobas con el pasar de su evolución han llegado a desarrollar una mandíbula muy poderosa que le sirve para triturar bien a los cangrejos y almejas que se encuentran en su dieta; por el otro lado, el delgado pico de las tortugas carey puede meterse muy bien en las grietas que están en los arrecifes para buscar su alimento, además de poder destrozar con gran facilidad las esponjas. En el caso de las tortugas verdes, al igual que la tortuga caguama, han desarrollado una mandíbula muy fuerte que le ayuda a despedazar totalmente las algas de las que se alimentan.

Todo esto que se ha mencionado nos demuestra que las tortugas se han sabido adaptar a su ambiente a la medida, y que además son animales fundamentales para el correcto funcionamiento del ecosistema marino en todo el mundo. Sin embargo, desafortunadamente las adaptaciones evolutivas que las tortugas marinas han desarrollado para poder sobrevivir a los periodos más helados y a otros muchos desastres naturales extremos no las ha preparado correctamente para soportar las presiones que se les ejercen por parte de los propios seres humanos.

Reproducción de la Tortuga Marina

Todos los años sin falta, las tortugas marinas se reúnen en distintos lugares de todo el océano para así, poder aparearse. Algún tiempo después de la fecundación, las tortugas hembras salen de los mares hacia la orilla de las playas para cavar distintos nidos y poner sus huevos; generalmente la gran mayoría de las especies desovan en horas de la noche, aunque podemos destacar a la tortuga golfina que desova en el día. Se ha insinuado durante mucho tiempo que las tortugas hembras hacen los nidos para sus crías en las mismas playas donde ellas nacieron.

Luego de que salen del agua, las tortugas hembras se desplazan arrastrándose hacia arriba por toda la playa hasta que finalmente puedan encontrar un lugar idóneo para desovar; cabe mencionar que si las tortugas llegan a ser molestadas por algún ruido o por luces en la playa, simplemente estas retornarán su camino de nuevo al mar sin haber puesto sus huevos.

Al momento de que las hembras finalmente encuentra en lugar adecuado, usando sus aletas estas cavan un hoyo que suele ser aproximadamente del tamaño de su propio cuerpo, luego de esto, utilizando sus aletas traseras cava un hoyo todavía más profundo y con una forma de vasija alargada; estas sacan la arena del hoyo usando una de sus aletas con mucho cuidado y luego sacan más arena con la otra.

Luego de cavar por un rato, el hoyo de su nido quedará completamente listo, y en este preciso momento las hembras depositarán sus huevos de uno en uno, o de par en par, los cuales también poseen una apariencia coriácea. Mientras que la tortuga emplea esta acción, le salen lágrimas para poder mantener sus ojos bien húmedos y completamente libres de arena. Los huevos que estas ponen suelen tener un diámetro aproximado de entre cuatro y siete centímetros.

En promedio, las tortugas marinas suelen poner siempre un aproximado de 100 huevos. Sin embargo, a pesar de este dato, en Surinam las tortugas verdes suelen poner la mayoría de las veces 142 huevos en cada nido, mientras que por ejemplo en las Islas Galápagos, solo ponen 80 huevos por nido. Ahora, en Australia todo indica que la tortuga kikila suele poner por nido solamente unos 50 huevos. En muchos lados del mundo, distintos animales como lo pueden ser los mapaches, se roban los huevos de los nidos para alimentarse a sí mismos.

Finalmente, cuando la hembra termina de depositar todos sus huevos, los cubre totalmente de arena y aplana muy bien el suelo; luego de que hace esto, trata de camuflarlo lo más posible lanzando arena a distintos lados de la playa y balanceando su cuerpo alrededor de todo el lugar. Sin embargo, a pesar del arduo trabajo que estas hacen para camuflar a sus pequeños huevos, el camuflaje no siempre logra su cometido, pues, los cangrejos u otro tipo de animal podrían cavar y encontrarlos y así comérselos, mientras que su madre está en el agua.

Una tortuga hembra podría llegar a poner una nidada más o menos cada dos semanas mientras dure toda la etapa de reproducción, en una sola temporada de reproducción las tortugas podrían llegar a hacer entre tres y ocho nidos, este número lo que nos indica es que llegan a poner hasta mil huevecillos. Por esto mismo, podría llegar a haber un número tan diferente en las nidadas de un año con otro.

tortuga marina

Probablemente la principal razón de que las tortugas marinas lleguen a poner esta alta cantidad de huevos es el hecho de que son muy pocas las tortugas bebés que suelen sobrevivir después de la incubación y llegar a ser adultas. Sí el nido que cavaron las madres se encuentra demasiado abajo en la playa, una lluvia muy fuerte o las mareas altas podrían destruirlo totalmente. Sí el nido supera un nivel determinado la gran mayoría o incluso todas las crías serán hembras, sin embargo, si se encuentra debajo de este nivel, todas las crías serán machos.

En caso de que los huevos sobrevivan a todas las dificultades ambientales que pueden tener como lo son sus propios depredadores o el clima, estos huevos se incubarán aproximadamente en unos dos meses; lo más común es que todos y cada uno de los huevos se incuben al mismo tiempo. Una vez que las crías empiezan a salir de los huevos, estas empiezan a forcejearse entre ellas y arañan la arena del lado superior de su nido, como consecuencia la arena empezará a caer y junto con distintas cáscaras de huevo; de esta misma forma el fondo del nido se va levantando poco a poco hasta que llega totalmente a la superficie.

Una vez que las crías ya se encuentran en la capa superficial de arena, estas siempre esperarán a que afuera este fresco para así poder salir sin problemas, esta característica nos indica que estas pequeñas tortugas, que generalmente suelen medir unos cinco centímetros, esperan hasta que se haga de noche para abandonar completamente su nido y emprender su camino hacia el mar.

Una vez que salen de sus nidos, las pequeñas tortugas se enfrentarán a una de las etapas más difíciles de su vida. Usando su propio instinto, estas pequeñas crías irán automáticamente al lugar más brillante de todo el horizonte, el cual es por supuesto, el mar, sin embargo, estas podrían llegar a desorientarse si brillan algunas luces tierra adentro; sí esto ocurre, las pequeñas tortugas se dirigirán hacia esa dirección y desafortunadamente morirán, y de igual forma si mantienen su camino hacia el mar, todavía se someten al riesgo de ser comidas aves, mapaches, cangrejos u otros depredadores que se encuentren cerca.

Puede parecer que al momento de estas llegan al mar estarán completamente a salvo, sin embargo, esto no es así, pues, poseen una variedad de depredadores que las acechan en las aguas, depredadores como lo pueden ser los tiburones, las aves marinas y algunas especies de pez. En las primeras semanas de vida de estas pequeñas crías, no pueden mantenerse demasiado tiempo bajo el océano, y tampoco tienen la capacidad ni la fuerza suficiente para nadar rápido y escapar efectivamente de todos sus depredadores.

tortuga marina
No se tiene mucha información acerca de la vida de las tortugas pre-adultas, este periodo de la vida de las tortugas se le es conocido también como un periodo perdido. Se insinúa que las tortugas que logran sobrevivir las difíciles situaciones que afrontan durante sus primeros días de vida, pasan los siguientes meses en bancos de sargazos los cuales flotan sin ningún rumbo muy cerca de las costas de las playas. Dentro de estos bancos las tortugas pueden refugiarse totalmente de sus depredadores, y además se alimentan sin ningún problema de animales más pequeños que ellas que también viven dentro.

Estas pequeñas tortugas se encuentran completamente a merced de todas las corrientes marinas hasta que cumplen aproximadamente un año de vida. Un gran ejemplo de esto ocurre con las tortugas golfinas de pocos meses de edad, estas pequeñas tortugas pueden ser arrastradas muy fácilmente por la Corriente del Golfo y llegar incluso tan al norte como a la altura aproximadamente del estado de Massachusetts, en la costa noreste de los Estados Unidos.

Por la poca información que se tiene, no se sabe muy bien en qué punto las tortugas marinas suelen llegar a la etapa de madurez, sin embargo, según distintas estimaciones, las tortugas alcanzan esta madurez entre los ocho y cincuenta años de edad. Este periodo tan largo para alcanzar esta madurez representa problemas particulares relativos a la conservación de las hermosas tortugas marinas.

Desafortunadamente estos reptiles afrontan una gran cantidad de peligros a lo largo de toda su vida, como lo son sus depredadores naturales, la caza por parte de los seres humanos, la captura desprovista en redes en las cuales mueren asfixiadas; todos estos factores disminuyen enormemente la capacidad que poseen las tortugas marinas de llevar una vida plena y de reproducirse.

Amenazas

Podemos concluir que la época de reproducción es probablemente la etapa más riesgosa en la vida de las tortugas marinas, durante este momento las tortugas ponen una cantidad inmensa de huevos. Así de esta forma, una cantidad importante de crías resultan devoradas por sus depredadores, o destruidas por las adversidades climáticas, debido a estas amenazas solo unos pocas tortugas logran el cometido de hacerse adultas y alcanzar a reproducirse. En cualquier caso de algún tipo de perturbación a el gran esfuerzo que haces estos reptiles, podría arriesgar mucho la capacidad que tienen las tortugas de mantener correctamente el número de su población.

En muchos sitios a lo largo del mundo, distintas actividades de los seres humanos han llegado a interrumpir la correcta reproducción de las tortugas marinas. A medida que va creciendo la población humana y el incremento en el costo de artículos de lujo provenientes de las tortugas marinas, ha hecho que a estas mismas se les cace desenfrenadamente en todas las playas del planeta para extraer distintas partes de ellas, como lo puede ser su hermoso caparazón.

De esta misma forma, la caza constante de las pequeñas tortugas jóvenes ha hecho que la población de tortugas potenciales para reproducirse disminuya enormemente, en el primer instante estos cambios no se notarán mucho, sin embargo, con el pasar de los años esta disminución en la población de tortugas marinas será imposible de ignorar. Es importante tener en cuenta que si se siguen matando cada vez más tortugas marinas jóvenes, en años posteriores la producción de huevos y crías que sobrevivan a la gran cantidad de amenazas que estas se someten será demasiado baja como para mantener un buen equilibrio en los grupos de tortugas.

Probablemente, las especies de tortugas que se ven mayormente amenazadas podrían llegar a ser las tortugas carey más jóvenes, pues, de estas tortugas se cazan grandes números, luego de esto se disecan, barnizadas y por último son vendidas como simples objetos de decoración. Puesto que, según muchas estimaciones, las tortugas careyes viven en zonas geográficamente muy limitadas y suele ser mucho más práctico atrapar a todas por completo por medio de la cacería.

Por el otro lado, en distintas regiones del mundo se capturan los huevos de tortuga para el propio consumo humano, incluso en ciertos sitios son recogidos prácticamente todos los huevos, dejando así una cantidad irrisoria para los depredadores naturales de esta especie, lo cual trae como consecuencia que sea casi imposible la supervivencia de las pequeñas tortugas, o si quiera de que puedan salir de sus huevos. En el caso de las tortugas golfinas, se ha visto una disminución perjudicial en su población debido a esta mencionada recolección de huevos, e incluso también esta es la razón de la disminución de la población de las tortugas laúd, o tortugas marinas baulas.

El constante desarrollo costero, turístico, urbanístico e industrial ha hecho que el hábitat natural de las tortugas marinas se vea cada vez más invadido por los seres, lo cual por supuesto también perjudica gravemente a estos animales. En una gran cantidad de zonas costeras se han empezado a construir con más frecuencia, hoteles, casas y distintas instalaciones marítimas desenfrenadamente sin tomar en cuenta todas las alteraciones naturales a las que son sometidas las playas por las tormentas y distintas corrientes oceánicas.

Tal es la cantidad de construcciones, que en las playas donde generalmente desovan las tortugas han desaparecido casi por completo; además, aunque las tortugas marinas podrían emigrar hacia otras playas sin muchas dificultades, la alta urbanización de zonas costeras ha hecho que el número y el tamaño de las playas adecuadas para depositar sus huevos sea casi nulo, afectando directamente la capacidad de reproducción de estos reptiles.

tortuga marina

Otra de las grandes amenazas que deben afrontar las tortugas marinas es la captura accidental de estas mismas por las redes de los barcos pesqueros. La gravedad de esta amenaza suele variar bastante según el año, debido a que hay años en donde el número de tortugas asfixiadas por las redes de los barcos pesqueros es muy alto, y otros en las que el número es bastante bajo; sin embargo, de igual forma los años en donde los números bajan igual representa un golpe devastador para estos animales, y limita mucho más su capacidad de poder reproducirse e ir recuperando su alta población con el pasar de los años

Un gran ejemplo del daño que pueden causar los barcos pesqueros en las tortugas, es el caso de las tortugas golfinas, ya que si estos barcos continúan asfixiando a estos animales durante más tiempo, es muy posible que esta especie termine extinguiéndose totalmente. Como mencionamos anteriormente, el hábitat natural de las tortugas marinas se ha ido invadiendo y deteriorando con el pasar de los años por culpa de los seres humanos, esto trae como consecuencias periodos de peligro para las tortugas, periodos de peligro los cuales suelen estar muy prolongados.

La casi completa destrucción de los arrecifes de coral a causa de la alta contaminación, por un manejo descuidado o dragado de las anclas disminuye en gran medida las fuentes de alimentación de las tortugas marinas y también su protección, todo esto afecta principalmente a las especies careyes y a las tortugas caguamas.

Las masas de barro erosionado y los distintos pesticidas que vienen arrastrados desde las zonas agrícolas y las zonas urbanas también aporta mucho a la contaminación y por consecuencia a la destrucción de los arrecifes de coral y otros tipos de áreas marinas, entre distintas razones es porque disminuyen la cantidad de luz que requieren vitalmente los animales y las plantas de las que se alimentan frecuentemente las tortugas marinas. Con mayor regularidad, los principales contaminantes de las aguas son asimilados por los distintos organismos marinos inferiores, sin embargo, llegan a niveles de alta concentración en los niveles superiores de la cadena alimenticia.

De esta forma, se puede concluir que una tortuga al momento de alimentarse de un cangrejo, el cual se haya comido previamente un organismo contaminado, la tortuga adquirirá una dosis bastante considerable de contaminantes en su cuerpo.

tortuga marina

Por último, debemos tener en cuenta que las tortugas marinas son animales migratorios, estos reptiles conforman un recurso común a muchos países. Los grupos de tortugas que ponen sus crías en un determinado país, regularmente se alimentan en territorio de otro distinto, por esto mismo no sirve de mucho sí un país protege a las tortugas marinas mientras que los otros no lo hagan. Esto es lo que suele ocurrir la gran mayoría de ocasiones, y es evidente que si los países tienen un interés real en el restablecimiento de la población de las tortugas marinas, todos deben cooperar entre sí.

Las Tortugas y el Cambio Climático

Es bien sabido que el cambio climático puede ocasionar catástrofes horribles, entre estas se destaca la capacidad de extinguir totalmente distintas especies de animales, en especial los animales migratorios como lo son las tortugas marinas, las cuales actualmente se encuentran afrontando problemas ambientales muy críticos en consecuencia del calentamiento global. Evidentemente, debemos tener en cuenta siempre las catástrofes naturales como lo pueden ser huracanes o las tormentas tropicales, las cuales aumentan en gran medida la tasa de mortalidad en tortugas marinas, más específicamente en las aguas someras.

Estas catástrofes naturales suelen provocar consecuencias secundarias, como la alteración en los patrones de migración y las lluvias muy fuertes suelen inundar y eliminar por completo los nidos que se encuentran en las playas. Un ejemplo del impacto que pueden tener los cambios climáticos es el caso del fenómeno “El Niño” que causó la disminución de alimentos y a su vez, la disminución en la reproducción y la fecundidad de las tortugas marinas.

Otra característica del cambio climático que afecta gravemente a estos reptiles va específicamente con las tortugas marinas macho, debido a que este género de tortugas se encuentran totalmente determinadas por la temperatura de su incubación. Sin contar que los lugares donde las tortugas ponen sus nidos, podrían desaparecer totalmente gracias al aumento tan alto en el nivel del mar.

Según una gran cantidad de estudios recientes, se evidencia claramente una alteración muy grave en las playas importantes donde las tortugas suelen anidar regularmente, estas alteraciones vienen como consecuencia de los huracanes, que afectaron en gran medida la anidación de estas como también, el comportamiento en cuanto a la reproducción de las tres principales especies que ponen sus huevos en los dos archipiélagos, las tortugas carey, las verdes y las caguamas.

tortuga marina

Las alteraciones más resaltantes fueron observadas  en la Playa Mal Tiempo, Cayo Campo y en la Playa El Guanal, estas tres playas se encuentran en el Archipiélago de Los Canarreos, el cual es una región de vital importancia para las tortugas verdes y caguamas que habitan en Cuba. Además de todo esto, pudieron observarse pérdidas totales de playas como en Cayo Anclitas, se insinúa que debido principalmente a la erosión y afectación de toda la vegetación por culpa del paso de los huracanes como en el Cayo Alcatraz, ambas zonas se encuentran en los cayos y laberinto de las Doce Leguas, el cual es probablemente el lugar  principal de anidación de las tortugas carey dentro de Cuba.

Es muy bien sabido que las lluvias constantes y los vientos muy fuertes que causan los huracanes, afectan en gran medida todas las zonas costeras, esto trae como consecuencia graves inundaciones y el desplazamiento de cantidades significativas de arena, esto último es un factor determinante en el éxito que puedan tener las tortugas marinas de obtener un buen número de crías. Una vez que el nivel del mar aumenta por la inmensa fuerza de los vientos, produce inundaciones y marejadas que incluso llegan a las vegetaciones, esto perjudica de igual forma a las tres especies de tortugas, además en distintos niveles, pues, cada una de estas depositan sus huevos a distintos niveles de la playa.

Debido a los cambios climáticos, la cantidad de ciclones en las aguas ha aumentado bastante, y desafortunadamente el periodo de reproducción de las tortugas marinas coincide con este; evidentemente, estos ciclones causan la destrucción absoluta de todos los nidos, huevos y también de las tortugas recién nacidas. Específicamente en el año 2002 se pudo evidenciar muy bien el gran daño que causan los huracanes a estos reptiles, pues, al momento que azotaron los huracanes Lily e Isidore, empezaba la etapa de reproducción de las tortugas carey, que a pesar de que no hayan afectado directamente las playas, con el pasar del tiempo se pudo ver una alteración en el comportamiento de las hembras anidadoras.

Conservación de la Tortuga Marina

En los últimos años distintos gobiernos y organizaciones internacionales han mostrado un interés muy grande y se encuentran trabajando en disminuir lo más que se pueda todas las amenazas a las que se someten estos hermosos reptiles. Una de las principales amenazas causadas por el humano es el comercio de artículos de lujo, joyería o decoración provenientes de tortugas marinas, para intentar controlar esta situación que se ha llevado cientos de miles de vidas de estos animales, un gran número de países se ha estado asociando a la Convención sobre Comercio Internacional de Especies en Peligro, o según sus siglas en ingles CITES.

Según esta misma convención, queda completamente prohibido el comercio de cualquier tipo de producto que provenga de las tortugas, excepto en situaciones muy específicas; desafortunadamente a pesar de esta medida, el comercio ilegal está aumentando cada vez más cada año. Por otro lado, un número muy importante de países han hecho distintas leyes para la conservación de esta especie, y prohibido la venta de productos de tortugas, o la caza de estas mismas. Un gran ejemplo de estas medidas, es el caso de Surinam, donde se recolectan los huevos de tortugas para salvarlos y protegerlos de los recolectores furtivos o ilegales, a su vez para trasladar a los nidos que se ven amenazados por la marea muy alta y para aumentar la investigación acerca de estos animales.

tortuga marina

En otras regiones del mundo han optado por proteger completamente las zonas donde las tortugas ponen sus huevos y a su vez, proteger la alimentación de estas. Un gran ejemplo de esta acción es una de las playas principales donde las tortugas marinas verdes desovan en la Cuenca del Caribe, la cual es Tortuguero, en Costa Rica, playa la cual fue declarada recientemente como parque nacional. Con el motivo de aumentar mucho más la cantidad de huevos que logran desovar y de tortugas bebés que llegan a encontrar sin dificultad su camino hacia el mar libre, así organizaciones internacionales y gobiernos del mundo han protegido enormemente los nidos, o han incubado estas crías en áreas completamente ajenas al público.

Una de las principales zonas de desove de las tortugas golfinas alrededor de todo el mundo viene siendo Rancho Nuevo, en México; el gobierno de esta región ha protegido totalmente los nidos de las tortugas marinas y también ha trasladado los huevos a las zonas más seguras posible. Luego de que los huevos pasan por toda la fase de incubación y las crías nacen son llevadas inmediatamente al mar, incluso muchas tortugas recién nacidas en estos lugares se crían primero durante un año completo en distintas instalaciones del gobierno de los Estados Unidos, luego de este año se les lleva al mar.

Para disminuir la cantidad de tortugas marinas que son asesinadas accidentalmente al asfixiarse con las redes de pesca, el gobierno de Estados Unidos ha inventado un artefacto el cual evita a toda costa que las tortugas se queden atrapadas en las redes, e incluso este artefacto hace que haya mucho más camarones dentro de las redes, beneficiando en gran manera a los pescadores. Sin embargo, en muchas áreas del mundo, se ha restringido totalmente la pesca en las temporadas donde las tortugas se encuentran presentes en dicha zona.

Por último, en los últimos años las personas han empezado a concientizarse por la urbanización desenfrenada e irracional de las zonas costeras, y a su vez, de la gran contaminación marina que esto trae consigo, contaminación la cual no solamente afecta a las tortugas marinas, sino que afecta prácticamente a todos los animales que vivan en el mar, entre estos animales se incluyen especies de las que los propios humanos dependemos mucho para nuestra íntegra alimentación, para el funcionamiento de la industria farmacéutica, química y también para toda la industria del turismo.

Sólo el desarrollo urbanístico que reconozca la gran importancia que tienen los océanos condiciones óptimas naturales, asegura la continua producción de estos mismos. A pesar de todo lo que se ha hecho, todavía hacen falta años, o tal vez décadas de esfuerzos como estos para poder invertir efectivamente la alta disminución en la población que han sufrido las tortugas marinas. A menos que todos los seres humanos cooperen en conjunto para asegurar la vida saludable de, no solo las tortugas marinas, sino de todos los animales que habitan en el mar, las plantas terrestres y marinas, nuestras propias vidas corren un peligro inmenso, sin mencionar las vidas de las generaciones futuras.

 

Sí deseas aprender mucho más acerca de todo el mundo animal a lo largo del planeta Tierra, no dudes ni un momento en seguir leyendo estos maravillosos artículos:

Aves Marinas

Tortugas en Peligro de Extinción

Águila Real Características

(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja un comentario