Causas de las Verrugas en Perros y Tratamiento

Es muy común observar verrugas en perros originadas por virus, las cuales en la mayoría de los casos desaparecen por sí solas en poco tiempo. No obstante, si causan dolor, dificultan el funcionamiento de su perro o tienen apariencia de mayor gravedad, pueden aplicarse tratamientos para eliminarlas. Por lo que es importante conocer sus causas para evitar su recurrencia. Por esto y mucho más te invitamos a leer este artículo.

VERRUGAS EN PERROS

¿Qué son las Verrugas en Perros?

Las verrugas en los perros son erupciones en el interior y el exterior de la piel causadas por un virus. La mayoría miden menos alrededor de 0,5 pulgadas de diámetro y tienen una superficie rugosa, como una verruga humana. A veces se alargan con una base de unión estrecha. Si bien se observan de aspecto alarmante, generalmente son inofensivos para la salud general de su perro. Los cachorros se verán afectados alrededor de la boca y los ojos, mientras que los perros mayores incluso lo encontrarán en la lengua.

Además, en la mayoría de los casos, se curan rápidamente y, a medida que avanza la papilomatosis viral, rara vez pueden desarrollar diversas formas de cáncer de piel. Los cuales son comunes en perros jóvenes que interactúan con otros con frecuencia, tanto dentro como fuera del hogar. Al igual que las verrugas en los humanos, son causadas por una infección viral que es altamente contagiosa para otros perros pero que no puede transmitirse a otros seres vivos. Sin embargo, se les debe prestar la debida atención para su tratamiento ya que pueden causar otras complicaciones y molestias.

Causas de las Verrugas en Perros

Esta clase de infección generalmente es causada por un tipo de agentes virales conocidos por los especialistas como papiloma canino-1 (CPV-1), que logran afectar en primer lugar a los perros menores de dos años que son los que tienen un mayor riesgo de desarrollar nódulos pequeños y ásperos en los labios, en la boca y, a veces, en los párpados u otras partes de la cara, porque su sistema inmunológico no está completamente desarrollado, pero a medida que este madura se producen anticuerpos contra el virus y manifestarán menos verrugas.

En segundo lugar, están los perros mayores que pueden desarrollar verrugas como parte de su proceso de envejecimiento, aunque se considera que la mayoría de las veces, estas no son verrugas cuando se les hace una biopsia, sino que suelen ser adenomas sebáceos, y generalmente se eliminan a través de procedimientos quirúrgicos. En tercer lugar, se tienen que mencionar a otro grupo susceptibles, como lo son los perros con sistemas inmunológicos débiles, entre los que se encuentran aquellos reciben medicamentos inmunosupresores como glucocorticoides, pueden experimentar un brote de papilomas.

Es raro que un perro tenga una sola verruga, por lo que es recomendable buscar más. El CPV-1 se transmite a través del acercamiento con perros infectados o los objetos que han tocado. Como el período de incubación es de uno a dos meses, cuando se manifiestan los signos físicos de la infección los otros perros del entorno también quedan expuestos, pero eso no debe alarmarse ya que las verrugas no son un problema para la mayoría de los perros.

Pero a veces hay tantas verrugas que interfieren con la masticación o la deglución y por tanto se pudiera ver comprometida su buena alimentación. Otra causa relacionada con la aparición de verrugas en estos animales se le atribuye al uso excesivo de vacunas, ya que se tienen evidencias de que pueden contribuir al desarrollo de papilomatosis, por lo que se dice que hay que ser cuidadoso de no colocar vacunas innecesarias para su perro y para ello, es muy importante la consulta respectiva con el veterinario.

Síntomas y Diagnóstico

Cualquier perro puede tener verrugas, pero son más frecuentes en animales jóvenes, perros inmunosuprimidos, caninos que pasan mucho tiempo con otros perros y en ciertas razas como Cocker Spaniels y Pugs. Las verrugas en los perros comienzan como una mancha rugosa de piel rosada y a medida que se desarrollan, pueden volverse más oscuras y grumosas, son redondas, pero tienden a tener una superficie irregular que se asemeja a un tallo de coliflor.

Pero existen otros tipos más raros, incluido un papiloma invertido (generalmente un bulto firme con un punto en el medio) y placas de piel oscuras y escamosas, tienen una superficie irregular. En muchos de los casos, un veterinario puede diagnosticar a un perro con verrugas con solo un examen físico. La mayoría de las veces aparecen en grupos más que como un crecimiento solitario. Por otro lado, son indoloras, aunque algunas pueden causar molestias.

Por ejemplo, los papilomas en la boca pueden interferir con la capacidad de un perro para comer o masticar normalmente y provocar babeo. Las verrugas entre los dedos de las patas pueden molestar al perro cuando camina, por tal motivo puede intentar lamer o morder la verruga, lo que resulta en dolor, sangrado o una infección secundaria. Si no está seguro de un diagnóstico benigno, su veterinario podrá tomar un raspado o una biopsia de las verrugas para examinarlas con un microscopio.

Tratamiento Casero

Lo primero que debe hacer ante este problema presentado en el animal, es que realice un seguimiento del progreso de cualquier tratamiento que elija. El primer día antes del tratamiento, documente lo observado y fotografíe la misma para establecer una línea de base. Use una regla métrica para medir la verruga en milímetros. Ponga la fecha en la foto, encierre en un círculo el primer día de tratamiento en el calendario y registre las medidas.

VERRUGAS EN PERROS

Siempre que esté seguro de que su mascota solo tiene una verruga que no es una causa de cáncer, puede probar algunos de estos tratamientos integrales. Recuerde, no existe evidencia científica que respalde la efectividad de ninguno de estos métodos. Entonces, si la verruga se oscurece, aumenta rápidamente de tamaño o se vuelve más irregular, lleve a su mascota a un veterinario autorizado para que reciba tratamiento médico.

Lo siguiente es que seguramente se realice la prueba con Thuja. Este es un tratamiento homeopático elaborado a partir de una especie de árbol y se considera seguro para la mayoría de los perros. Está disponible en forma líquida y granulada y debe administrarse por vía oral a su perro en una sola dosis. Sin embargo, si no ve ninguna mejora después de las dos primeras semanas, puede suministrarle una segunda dosis. Thuja puede provocar abortos, por lo tanto, no lo use en animales gestantes.

A su vez, cabe mencionar que se puede proporcionar como medicina alternativa el Psorinoheel, que es un suplemento que incluye psorinum y azufre, además de Thuja, que actúan como agentes antivirales. Asimismo, es oportuno reforzar todo el sistema inmunológico de su perro con vitaminas. La verruga puede ser un síntoma de un cuerpo extremadamente debilitado, por lo que puede desaparecer si aborda los problemas del sistema inmunológico de su perro, que pueden ser con vitaminas y demás suplementos.

En tal sentido, se aconseja darle al perro L-lisina, la cual es una píldora que se recomienda suministrar en una dosis de 500 mg dos veces al día hasta que las verrugas desaparezcan. Otro tratamiento consiste en aplicar vitamina E en la zona afectada, cuidando de tener limpias las manos o si prefiere utilice un hisopo de algodón. Repita este proceso de tres a cuatro veces al día durante dos o tres semanas hasta que note una mejoría.

Alternativamente, puede aplicar aceite de ricino a la verruga. Este producto está disponible en la mayoría de las farmacias para aliviar las verrugas en los perros y reducir en gran medida la irritación, evitando así que su perro se rasque el área infectada. Es importante utilizar utensilios previamente desinfectados para aplicar el tratamiento directamente sobre la verruga. Use este tratamiento una o dos veces al día, o según sea necesario.

VERRUGAS EN PERROS

En algunos casos, el área infectada se limpia con vinagre de sidra de manzana. Este proceso es indoloro al principio, sin embargo, alrededor de la mitad del ciclo de tratamiento, el sujeto sentirá un ligero cosquilleo porque el ácido del vinagre de sidra de manzana inhibe el crecimiento. No utilice este método en verrugas alrededor de los ojos o genitales. La mejor manera de aplicarlo es verterlo en una taza y luego tratar el área de la piel cerca del brote con vaselina para protegerla.

Después de eso, el animal está en una posición cómoda, por ejemplo, acostado, de modo que la verruga mire hacia arriba. Use un gotero para aplicar dos o tres gotas de vinagre de sidra de manzana a la verruga y deje que haga efecto. Cualquier exceso que salga de la verruga se puede limpiar con una toalla de papel limpia. Mantenga al perro ocupado con un juguete o acarícielo para permitir que el producto interactúe hasta por 10 minutos; luego deja que el perro se ocupe de sus asuntos.

Continúe con el tratamiento por tres a cuatro días, pero sí nota que el perro le comienza picar a medida que se desprende la parte superior de la infección, no interrumpa el procedimiento hasta que alcance la base. Ya que eventualmente la verruga terminará por secarse y caerá sola. Cuando la base se seque, habrá una mancha roja o una ampolla en la piel. Límpielo cuidadosamente con agua tibia y un paño limpio y luego aplique aceite de coco en el área una vez al día hasta que sane la mancha. El aceite de coco tiene propiedades anti-hongos y promoverá la curación y regeneración de las células sanas de la piel.

Tratamiento Médico

Las verrugas en perro se tratan con la administración de algunos fármacos como la azitromicina, que es un antibiótico muy eficaz si la verruga está infectada, pero deberá ser indicado por un veterinario, quien determinará la dosis correcta acorde con el peso de su mascota, con una frecuencia de una vez al día durante un máximo de 10 días. También se recetan antivirales como el interferón subcutáneo, el cual contiene una sustancia química derivada de los glóbulos blancos que estimula el sistema inmunológico y puede ayudar a un perro a superar las verrugas virales.

Este fármaco está indicado para las verrugas que no responden a otros tratamientos o para combatir el crecimiento grave de estas, siendo el veterinario el que inyectará el medicamento en su perro varias veces a la semana, o puede demostrarle cómo hacerlo usted en el hogar. Otros medicamentos son el imiquimod que es un modificador de la respuesta inmunitaria, que puede ayudar a acelerar la regresión de algunos tipos de verrugas virales. De igual manera, se recomienda suministrar el antiácido cimetidina que se ha utilizado para tratar las verrugas en humanos.

VERRUGAS EN PERROS

Por otra parte, se puede evidenciar que hay una tendencia a evitar la electrocauterización, también llamada electrocirugía, la cual solo se aplica para los casos en que haya verrugas de gravedad, el cual es un procedimiento donde el veterinario luego de aplicar anestesia local utiliza un instrumento que le permite aplicar una pequeña cantidad concentrada de electricidad a la verruga para quemar el tejido contaminado y eliminar la verruga.

Es importante, mencionar que uno de los tratamientos más tradicionales que aplican los veterinarios es la escisión bajo anestesia local o general, para cortar la verruga y el tejido contaminado con un bisturí médico. Otra opción que se puede considerar para eliminar el papiloma en perros, es mediante la extirpación con láser para aquellos casos de verrugas persistentes o recurrentes que no responden a otros tratamientos y se desea quitarlas desde la raíz.

Adicionalmente, se puede observar que este tipo de infección no afecta la calidad de vida del animal, hay expertos que consideran que se debe dejar avanzar el virus sin ningún tratamiento, para que el sistema inmunológico de los perros sea más fuerte y se elimine el virus por sí solo, y esperar que se caigan. En algunos casos, el veterinario optará por exprimirlas para liberar el virus en el torrente sanguíneo en un esfuerzo por acelerar la respuesta inmune.

Por otro lado, se puede destacar que, será conveniente tomar de 1 a 6 meses para una recuperación completa, tiempo en el cual, el animal que fue afectado por este padecimiento tendrá que ser aislado de cualquier otro perro susceptible. Asimismo, vale resaltar que esta es una de las enfermedades de los perros que le genera en la mayoría de los casos inmunidad una vez que se ha curado, por lo que es muy extraño que se vuelvan a infectar una segunda vez.

Tumores que parecen Verrugas

Hay ciertos tipos de infecciones que en la gran mayoría las personas lo consideran como una especie de verrugas en perros, sin serlo en realidad. Esto se ve a menudo cuando el animal padece de un tumor que cuenta con unas células que visualmente tienen escamas, las cuales son de una tonalidad oscura y pueden crecer tanto que llegan hasta los principales órganos del can afectado. Adicionalmente, se puede destacar, que por lo general están vinculadas cuando el perro está constantemente en contacto con el sol y son muy fáciles de diagnosticar por ello.

A su vez, también se suele pensar que los llamados adenomas sebáceos, pueden ser considerados como otra forma de manifestación de este tipo de infección. Los cuales son identificados como unas clases de bultos que se producen en la glándula que genera el tipo de grasa que lubrica la piel para protegerla cuando esta no funciona de la manera correcta. Generalmente, están presentes en los párpados y en la pata, en especial en los animales con edad avanzada.

Efectos de la papilomatosis en los perros

Los perros que tienen verrugas del virus del papiloma pueden convertirse en un tumor. Cuando los perros son mayores y tienen defensas débiles, pueden contraer ciertas enfermedades, por lo que una vez que el virus ingresa a su cuerpo, se activa. Asimismo, las verrugas son muy notorias y por alguna razón se lesionan, por lo cual se produce una infección. Es por eso que, ante la presencia de una verruga o simplemente que el perro ya tiene muchos años, es mejor acudir al veterinario para que lo trate adecuadamente.

Prevención en la propagación de Verrugas en Perros

Para minimizar el contagio, puede implementar algunas medidas preventivas como evitar que su perro juegue con otros que tengan verrugas visibles ni se ponga en contacto con ellos. Si la naturaleza protectora de la piel del animal se ve comprometida o si su sistema inmunológico no funciona normalmente, no lo lleve a áreas donde otros perros tienden a concentrarse, es decir, los parques y guarderías caninas, entre otros espacios. Y si, a pesar de sus mejores esfuerzos, su perro desarrolla verrugas, recuerde lo que se ha dicho en este artículo y manténgalo aislado como también aplicar los tratamientos indicados.

Si le gustó este artículo sobre las Causas de las Verrugas en Perros y su Tratamiento, y deseas aprender más sobre otros temas interesantes, puede revisar los siguientes enlaces:

(Visited 233 times, 1 visits today)

Deja un comentario