Los Gatos Persas, Uno de los más Famosos

El gato persa es una criatura de gran elegancia y hermosura que usualmente se destaca en las competencias de belleza de estos animales. Se le reconoce por su nariz achatada, cuerpo fuerte y fornido, pelaje largo y terso de colores muy diversos, pero que requiere cepillarse a diario. Se le tiene como la mascota ideal para quienes desean un animal dócil, tierno y tranquilo. Para conocer más acerca de los Gatos Persas te invitamos a seguir leyendo este artículo.

Gatos persas

Los Gatos Persas

Al gato persa se le reconoce como una de las razas felinas de mayor popularidad del planeta, considerándose como la cuarta más apreciada de acuerdo a la Cat Fancier’s Association. El Persa es una raza gatuna que suele caracterizarse por contar con un rostro amplio y plano y un muy profuso pelaje de diversos colores. Frecuentemente se les percibe como animales aristocráticos (el 75% de los felinos de pedigrí registrados son persas).

Fue en Italia donde arribaron los primeros gatos persas traídos desde Persia (actualmente Irán) en los años 1620 y a su descendencia se le asignó distintos nombres.​ El linaje persa del presente se desarrolló a fines de 1800 en Inglaterra y deriva del gato de Angora turco. Para diferenciarlos hemos de fijarnos en el aspecto de su cabeza, la forma de su cuerpo y el color que exhibe cada individuo en particular. En los siguientes párrafos te proporcionaremos mayores detalles acerca de las distintas clases de gatos persa existentes.

Historia

Desde una perspectiva general, no se ha precisado cuándo hicieron su primera aparición los felinos de pelaje largo, ya que no existen gatos salvajes africanos (a los que se considera como antecesores de los gatos domésticos), de pelo largo. La nobleza del siglo XIX demandaba gatos de pelaje largo, y el gen causante del pelo largo fue introducido por medio de la hibridación con el gato de Pallas.​

Sus primeros antecesores debidamente registrados fueron traídos desde Jorasán, Persia, a Italia en 1620 por Pietro della Valle, y los del gato de Angora (actual Ankara) de Turquía a Francia, por Nicholas Claude Fabri de Peiresc en ese mismo tiempo. Los ejemplares de Jorasán eran de color gris, al tanto que los de Angora eran blancos. De Francia pronto pasaron a Gran Bretaña.​ Igualmente fueron importados a Europa felinos de pelo largo oriundos de Afganistán, Birmania, China y Rusia.​ El cruce entre dichas especies era frecuente particularmente entre angoras y persas.​

Gatos persas

Características

Suelen caracterizarse por tener un tamaño de medio a grande, con una cabeza redondeada, compacta y un cráneo amplio. Su frente es redondeado y su pómulos firmes y salientes. Su hocico pequeño y su mentón fornido y lleno. Su ojos enormes, redondeados, bastante abiertos y mientras más separados mejor, de una coloración muy viva y brillante. La ubicación de su nariz debe encontrarse asimétrica pero es de importancia que se localice a la altura de los ojos y con la suficiente profundidad (nariz chata) para un felino de exposición.

Sus orejas son diminutas y redondeadas y deben encontrarse en posición “V”, dispares en la cabeza. Sus puntas se encuentran recubiertas de pelos que surgen desde dentro hacia afuera, haciéndolas pasar inadvertidas pero muy hermosas al confundirse con el pelaje largo del lomo, patas y cabeza. El cuerpo de este felino persa es redondeado y de gran musculosidad, siendo su estructura ósea muy fornida. La mejor configuración corporal de esta raza es maciza y es conocida como “cuerpo Corby”, destacándose por encima de sus extremidades que son diminutas y gruesas.

Cuenta con un pelaje profuso, tupido, largo y de tacto terso. Adicionalmente, es usual que suelte bastante pelo dada su exuberancia. La cola es lanuda y redondeada en la punta. Su cola suele no ser más larga que la mitad de su cuerpo (cola pequeña). De tal manera, podemos señalar que los felinos persas no sobresalen por ser esbeltos sino más bien compactos, redondeados y fornidos.

Esta raza puede presentar colores muy diversos. Existen los de un único color parejo (sólidos), intenso y sin tonalidades más claras, como los son negro, blanco, azul, chocolate, lila, rojo y crema. Asimismo pueden mostrar colores variados (bicolores o con variantes distintas entre de franjas y colores denominados Tabby, que es el dibujo que exhiben en su pelaje, los machos únicamente pueden contar con dos colores, al tanto que las hembras pueden presentar tres por ejemplo (calicó = rojo, negro, blanco).

Gatos persas

No obstante conocerse casos de machos bicolores y tricolores estos ejemplares resultan ser estériles. Se reconocen a los ejemplares himalayos, que usualmente se diferencian por su color azul con tintes oscuros que hacen destacar sus orejas, cola, los extremos de sus patas y sus caras, a esto se le denomina (punto) por ejemplo = red point.

Los gatos persas de la actualidad cuentan con cuerpo macizo (corby), un hocico con la punta hacia arriba en una enorme cabeza redonda. Su profuso y copioso pelaje es su rasgo más notorio, el cual suele mudar en determinadas épocas. Para un debido mantenimiento de la calidad de su pelaje es de suma importancia cepillarles a diario como bueno consejo. Estos gatos son amigables, les agrada compartir con los niños. Es un gato faldero.

Es bastante apropiado mantener la regularidad de sus baños existiendo técnicas especiales para la remoción del excedente de grasa en el pelaje así como para el aseo correcto de oídos y cara. Para impedir propagar la grasa, debe tratarse de no peinar su cola ya que es allí el lugar en el cual segregan más grasa. Para extraérsela, al momento del baño se recomienda utilizar detergente lavaplatos ya que es desengrasante y no es dañino para el animal.

Existen asimismo los denominados persas himalayos, los cuales se distinguen de los persas en el pelaje. Un felino persa himalayo cuenta con todos los rasgos de un persa pero su pelaje es parecido en coloración al de los siameses. Un himalayo exhibe las mismas variedades de color que los siameses, pudiendo llamarse de acuerdo a la coloración de las partes distales (azul, chocolate, rojo, lila, etc.) Suele distinguirse por los tintes oscuros que destacan en sus orejas, cola, los extremos de sus patas y sus caras.

Gatos persas

Los felinos himalayos cuentan con ojos azules, el punto de color o colorpoint se puede localizar tanto en orejas como en patas, dorso y cola y el restante del pelaje es usualmente blanco o crema. Los puntos de color más frecuentes son de color: chocolate, lila, crema, rojo, concha de tortuga carey (o tortieshell), black, azul y bicolor. Esta raza gatuna requiere de gran esmero y dedicación de parte de sus dueños. Su cría es difícil, siendo su lapso de gestación de cerca de 64 días con camadas de 1 a 6 gatitos. Éstos usualmente son destetados cerca de los tres meses.

Los felinos persas muestran un carácter pacífico y hogareño, como si jamás hubiesen conocido los instintos salvajes propios de su parentela felina. Suele llamárseles tigres del sofá ya que les fascina dormitar y reposar.  Es presuntuoso por naturaleza, es de la raza gatuna con el temperamento apacible y cariñoso, de naturaleza afectuosa, simpatiza con humanos al igual que con otros animales.

Padecimientos

Esta especie gatuna suele padecer de una patología denominada como enfermedad renal poliquística, igualmente conocida como PKD (Poliquistic Kidney Disease).​ Es un padecimiento genético que afecta sus riñones dando origen en éstos de cuantiosos tumores, los cuales podrían producir, más adelante, un fallo renal, por lo que es de suma importancia efectuar un diagnóstico precoz.

​En un riñón de felino, o en ambos, suelen desarrollarse unos quistes colmados de líquido. Tales quistes van creciendo y destrozando el tejido saludable que usualmente los recubre, llegando a perjudicar la función de dichos órganos y provocando una insuficiencia renal definitiva. ​Al tratarse de una enfermedad genética solicítele a su criador que le muestre los certificados negativos de sus antepasados.

Se debe poner especial atención a la alimentación de estos felinos, ya que luego de una operación tienden a padecer de sobrepeso, reconociendo a la obesidad en estos animales como muy grave.

Tipos de Gatos Persas

Pese a que han llegado a conocer nuevas variantes de la raza, el persa es uno de los felinos de mayor antigüedad a nivel mundial. En la actualidad son reconocidos de modo oficial por la Cat Fancier’s Association, un número de siete tipos de gatos, reunidos de acuerdo a las patrones de su manto.

Solid

Daremos inicio a la lista de los persas con aquellos que se clasifican en el grupo de colores sólidos. Estas criaturas suelen mostrar un manto parejo, desde su raíz, y no han de presentar marcas ni sombras, pudiendo ser de coloración blanca, negra, azul, chocolate, lila, roja o crema. En esta agrupación los ojos son solamente de color cobre. Sin embargo, en el caso de los persa blancos prístinos se podrían conseguir hasta tres coloraciones de ojos: cobre, azul profundo y una mezcla de ambos, ya que podrían presentar asimismo heterocromía.

Silver & Golden

En esta agrupación de tipos de felinos persa conseguimos los de color grisáceo, dorado y plateado. Suelen ser los que exhiben los colores de menor definición de todos los felinos persa existentes. El color es completamente blanco, con un leve tono oscuro y variable en cara, patas, cola y cuerpo. Los ojos de los ejemplares plateados y dorados usualmente son verdes o azul verdoso.

Smoke & Shaded

En este grupo de tipos de gatos persa podemos ver a unos felinos que, en posición de descanso, aparentar ser de color sólido. No obstante, al moverse el manto se abre, pudiendo notarse una especie de “humo” en el manto que puede ser de diversos colores, como negro, azul, crema, rojo, carey ahumado, azul ahumado y crema ahumado. Esta variación de manto surge cerca de las seis a las ocho semanas de existencia. Los ojos suelen ser de color cobrizo.

Tabby

Los siguientes en la lista son los tipos de persa clasificados como tabbies, a los que se conoce por ser los de carácter más abierto. Podemos conseguir tres modelos: el clásico, el caballa y el atigrado. Los colores que suelen reconocerse más son el plata, azul plata, rojo, chocolate, azul, crema, camafeo y crema camafeo. En su mayor parte presentan ojos de coloración cobre brillante, pese a que la variedad plata puede poseerlos asimismo  de color avellana o verde.

Particolor

Dentro del tipo particolor conseguimos los gatos persa “concha de tortuga”, azul crema, “concha de chocolate” y el lila crema. Igualmente se conocen los carey, que son negros con manchas desperdigadas en derredor de la cara. La totalidad de ellos cuentan con ojos de color cobre brillante.

Bicolor

En el grupo de gatos persa bicolor conseguimos a los felinos calicó, bicolores, “smoke” y blanco o “tabby” y blanco. Exhiben un patrón típico en la cabeza y las patas, a lo que se han de agregar hasta dos manchas de color en el cuerpo. Suelen mezclar colores negro, azul, rojo, crema, chocolate y lila con blanco. Todos presentan los ojos de color cobre brillante, a excepción de los persa atigrados plateado, que asimismo pueden exhibirlos de color verde o avellana.

Himalayo

Finalizamos nuestro listado con el himalayo, posiblemente uno de las variedades de gatos persa de mayor popularidad y aprecio del mundo. Este modelo de manto puede ser exhibido en diferentes colores: chocolate, gris, lila, azul y rojo. Sin embargo, estos colores son los que muestra en la máscara facial y en las patas, que mezclan con las diferentes tonalidades del cuerpo, que comprenden del blanco al beige.

Estos felinos persa fueron logrados en base al cruce de gatos persas y siameses, de esta manera se consiguió la coloración de los siameses con la figura de los persa, producto de la selección genética. Pese a ello, tomo años para que fuesen reconocidos por las diferentes federaciones felinas. Los felinos siameses himalayo cuentan con ojos de color azul vívido.

¿Cómo Cuidar un Gato Persa?

Las atenciones que se les debe dar a un gato persa son variadas y, como dueños responsables, hemos de conocerlas previo a la adopción de un felino de esta raza. Comenzaremos comentado acerca de los cuidados del pelaje de estos ejemplares:

1.- Los persa son felinos de pelo largo, los cuales suelen ser reconocidos además por su devoción al aseo diario. No obstante, aquellos quienes valoran la posibilidad de adoptar un ejemplar de estos, deben estar conscientes de la relevancia del cepillado frecuente, ya que de lo contrario el animal puede quedar expuesto a que se le acumulen bolas de pelo en su estómago, lo que podría provocarle diversos inconvenientes de salud.

2.- El baño pareciese no resultar indispensable en un inicio, no obstante, aquellos felinos que fueron adoptados en su etapa de socialización disfrutarán una enormidad si les habituamos a tomar baños regulares. Esta rutina puede ser particularmente positiva para conservar su manto en perfecto estado e impedir los nudos y enredos.

3.- Su aspecto aristocrático se adecua a su temperamento. Con frecuencia son gatos tranquilos, que suelen disfrutar de una vida distendida en un apartamento, mientras se les proporcione abundante enriquecimiento ambiental. Adicionalmente, conforman lazos muy sólidos con sus tutores, escogiendo a uno o varios integrantes como “favoritos”.

4.- Por otra parte, la presencia ante el veterinario es obligada. El experto nos será de ayuda para seguir de forma correcta el calendario de vacunas del felino y la rutina de desparasitación. Lo conveniente es efectuar visitas periódicas cada 6 o 12 meses, con lo que podremos reconocer de forma temprana cualquiera de las patologías frecuentes en estos animales.

También te pueden interesar estos otros artículos:

(Visited 101 times, 1 visits today)

Deja un comentario