¿Qué es el Acné Felino? Síntomas y Tratamiento

¿Sabías que existe el acné felino? Pues es así, y sus causas, efectos y consecuencias te van a sorprender mucho, pero lo más importante es que aprendas a identificarlo en tus amiguitos gatunos y que sepas cuales son los pasos que hay que dar para curarlo. Entérate de mucho más, aquí en este artículo.

acné-felino-1

El Acné Felino

Aunque te parezca que es muy extraño o inclusive que tiene mucha gracia, los gatos pueden sufrir de acné felino y una dolencia más común de lo que se pueda pensar. El inconveniente es que en la mayor parte de los casos se manifiesta de forma muy leve, tanto, que logra pasar sin que nos demos cuenta, cuando esta dolencia se encuentra en su primera etapa, pero si lo dejamos pasar, llega a convertirse en algo más grave, que puede ocasionar muchas molestias, picores y dolores, haciéndose más complicada de tratar.

¿Qué es el Acné Felino?

El acné felino se presenta cuando se forman puntos negros o espinillas en la piel del gato. El en el que suele ocurrir con mayor frecuencia es en la barbilla y sus alrededores, y es fácil que lo confundas con heces de pulgas. Se trata de una dolencia que normalmente afecta a cualquier raza de gatos, sin importar cuál sea su edad o su sexo.

Normalmente aparece en particular en la barbilla de los gatos que son de color blanco y en muchas ocasiones sólo se trata de un caso de acné leve, que casi no requiere de un tratamiento especializado. Lo que si resulta absolutamente relevante es que sea detectado de forma temprana, para que se tenga el suficiente tiempo de impedir que la dolencia avance y llegue a afectar de forma más grave a tu gato.

Si te das cuenta de la presencia de esos puntos negros, sólo un profesional veterinario o dermatólogo felino estará en capacidad de establecer el nivel de afectación que tiene tu gato en cada situación, así que no dudes en consultar inmediatamente con un especialista.

Se produce por la presencia excesiva de grasa en la piel y el pelo del gato, en particular de las glándulas sebáceas que se encuentran ubicadas en la zona de la barbilla y que se conocen como órgano submentoniano. La mayor parte de las glándulas sebáceas se encuentran vinculadas a los folículos pilosos de la piel, que son los que logran impermeabilizar el pelaje de los gatos y también mantener la flexibilidad de la piel.

¿Qué causa el Acné Felino?

Tienes que conocer cuáles son las principales causas del acné felino, así que te las vamos a explicar a continuación:

Estrés felino: en la misma medida en que nos pasa a los seres humanos, los gatos pueden llegar a padecer de estrés y eso puede tener una influencia negativa en la salud del gato de distintas formas.

Falta de aseo o mala higiene: esta es una de las causas más comunes que dan origen a esta dolencia, las malas condiciones de limpieza del gato. Debido a la falta de higiene, los poros de la piel se infectan de manera fácil, lo que origina la formación de los puntos negros. Ciertamente no se recomienda mucho que bañes a tu gato, pero si está en contacto con mucha sociedad, es mejor que lo conviertas en una rutina.

Trastorno de la queratinización: la queratina se trata del elemento principal de pelo y uñas, y puede ocurrir que en los folículos pilosos felinos se produzca excesiva cantidad de queratina y sebo.

Sensibilidad a los alimentos o sustancias químicas en la dieta: esta puede ser también una posible causa de que se presente el acné felino. También ocurre como reacción a ciertos medicamentos, desequilibrios hormonales y malos hábitos de aseo. El acné también puede ser un efecto secundario de una condición sistémica subyacente como una infección viral o por hongos.

acné-felino-2

Para hacerte un resumen, las causas que se consideran más comunes del acné felino que se han comprobado hasta el momento, son:

  • Estrés
  • Sistema inmunológico comprometido
  • Mala higiene o falta de aseo
  • Producción anormal de sebo
  • Dermatitis de contacto
  • Sistema inmunológico comprometido
  • Mala higiene o falta de aseo
  • Infección o enfermedad concurrente
  • Producción anormal de sebo
  • Dermatitis de contacto
  • Infección o enfermedad concurrente

¿Cómo identificarlo?

Para que estés en capacidad de identificar esta enfermedad de forma temprana y evitar su avance, es relevante que le efectúes una revisión regular a tu gato y puedas determinar si sufre de alguno de los síntomas que te contamos a continuación:

Observa si tu gato posee pequeños puntos negros o espinillas en su barbilla. Ten en cuenta que también puede ocurrir que tu gato tenga huellas de este acné en el labio o cerca de la nariz. Para que lo notes, lo que tienes que hacer es acariciar su mentón las zonas aledañas a él, para que puedas notar si tiene esos granitos.

En caso de que te hayas dado cuenta de que tu gato tiene puntos negros en la barbilla, es de vital importancia que determines si tiene puntos de acné que estén infectados. Uno de los graves efectos del acné felino, es que los puntos negros se infecten y esto va a ocasionar que el área afectada se encuentre más inflamada y puede tener secreciones con sangre o con algo parecido al pus.

Si esto le está ocurriendo ya a tu gato, tienes que buscar inmediatamente la ayuda de un especialista, porque tu amiguito necesita de un tratamiento inmediato. Una de las consecuencias de esta dolencia es que tu gato se frote más asiduamente el mentón o el área  afectada, lo que sin duda provocará que se le irrite mucho la piel y se producirá un mayor trauma, lo que va a empeorar la infección por las bacterias que se hayan generado.

¿Cómo tratarlo?

Lo que se suele decir es que acné felino no se cura, sino que se gestiona o se controla. Si te das cuenta de que tu gato posee estos puntos negros o espinillas, pero que no se encuentran infectadas, lo que puedes hacer es limpiarlos y evitar que el problema avance y se vuelva grave. Ahora bien, para que puedas limpiarlos, lo que tendrás que hacer es cualquiera de los siguientes procedimientos:

Procede a humedece un algodón con alcohol sanitario y pásalo por la zona del mentón de tu gato o de cualquier otra área que se encuentre afectada, 2 veces al día. Este procedimiento tienes que continuar efectuándolo constantemente hasta que los puntos se vayan.

acné-felino-3

Otra opción a la que puedes recurrir es usar la clorhexidina, la cual es una sustancia antiséptica que posee una acción bactericida y fungicida. Para ello, lo que tienes que hacer es humedecer un disco de algodón con unas gotas de clorhexidina y pasarlo por la barbilla de tu gato, o la zona afectada, 2 veces al día. Tienes que vigilar el área afectada y lleva a tu gato al veterinario si las lesiones se agravan. Tienes que saber que no hay problemas con el uso de la clorhexidina en los gatos, ya que no es tóxica para los animales.

En caso de que tu gato tenga un área infectada y ya veas que tiene pus, lo más común es que el veterinario le vaya a recetar la toma de antibióticos, para ayudar a tu animalito a eliminar las bacterias que se encuentran en la superficie de la piel.

Tienes que recordar que el profesional veterinario es el único que está en capacidad de valorar la gravedad de la dolencia y suministrarle o recetarle los medicamentos a tu gato. Debes entender que bajo ningún concepto debes proporcionar medicamentos a tu gato, sin que el veterinario haya hecho su correspondiente valoración.

¿Cómo podemos evitar el acné felino?

Las causas del acné felino son muy variadas, pero es seguro que siempre te va a ser posible evitar que esta enfermedad aparezca en tu gato, o por lo menos, que si ya la tiene no avance. Aquí te vamos a dejar varios consejos para que evites que tu gato sufra de un caso de acné felino:

acné-felino-4

Debes mantener con mucha limpieza e higiene la zona en la que se encuentran los comederos y el agua, con mucha desinfección. Es necesario que limpies de forma constante, cuidadosa y frecuente los comederos y bebederos de tu gato.

Otra recomendación es que uses comederos de cerámica o vidrio, pero nunca de plástico. Otro elemento que es relevante es que los comederos sean de altura ligeramente elevada, de esa forma la barbilla del gato no va a entrar en contacto directo con la comida y lo vas a ayudar también a que la comida se mueva más fácilmente por el sistema digestivo, evitando posibles vómitos.

Hay que poner especial cuidado en vigilar y llevar el control de la alimentación de tu gato, en particular para que no se presente un caso de alergia. Procede a limpiar la barbilla de tu gato en cada oportunidad en que coma, para evitar la acumulación de bacterias y agentes que puedan favorecer la aparición de los puntos negros o espinillas.

No olvides recortar de forma regular el pelo de tu gato en la zona que se encuentre afectada, para que no favorezcas a la aparición de bacterias o de hongos y que lo puedas limpiar más fácilmente, tal como te hemos recomendado en otra sección de este artículo.

Si te ha gustado la lectura de este artículo, es probable que también quieras leer:

(Visited 204 times, 1 visits today)

Deja un comentario