¿A qué Edad se puede Esterilizar una Gata?

Para todo dueño de una gata, su esterilización es una de las decisiones más sensatas que debe tomar. Aún así sea por temor, desconocimiento o por mitos, muchos sienten miedo por dicho momento, a pesar de que existen numerosas razones para hacerlo. En este artículo no solo te decimos a qué Edad se puede Esterilizar una Gata, sino que además te aclaramos las ventajas y desventajas de practicar tal procedimiento a una edad razonable para tanto para las gatas como para los gatos.

A que edad se puede esterilizar una gata

¿A qué Edad se puede Esterilizar una Gata?

Cuando la mayor parte de los dueños de gatas toman la decisión de esterilizar o castrar a su minina, no solo es con la finalidad de impedir embarazos no deseados, sino también para conseguir disminuir conductas no deseadas relacionadas con la madurez sexual con lo que se aminora el riesgo de adquirir cualquier otro tipo de enfermedades. Entonces, surge la interrogante ¿Cuál sería la edad más conveniente para esterilizar a un gata?.

Como parte de este artículo igualmente les compartiremos información acerca de la edad en la cual es más apropiado esterilizar o castrar a un felino macho, tomando en consideración las mismas ventajas y consideraciones que se tienen para las gatas. Repasemos cómo funciona la fertilidad en los gatos y centremos nuestro interés en las alternativas de intervención y en cuándo y por qué se debe esterilizar a un gato, sea hembra o macho, sin importar la edad que tengan.

La Esterilización

Numerosos dueños de gatas prefieren esterilizar a su gata, ya que es un procedimiento confiable y muy frecuente. En los siguientes párrafos referentes a la esterilización en hembras explicamos qué es este procedimiento, cómo se ejecuta y qué consecuencias podría traer este tipo de intervención. La esterilización de tu gata es una decisión de enorme trascendencia, ya que podría afectar su salud y bienestar de forma positiva, pero asimismo podría comenzar a padecer de una serie de complicaciones y efectos no deseados.

La esterilización de gatas hembras es el procedimiento quirúrgico que se le suele practicar a las gatas para que ya no pueda reproducirse. Es un tratamiento que se puede ejecutar tanto en machos como en ejemplares hembras de gatos. La esterilización en las hembras es una operación quirúrgica que solo debe ser practicada por un veterinario especialista. Con este procedimiento se logra impedir que la gata produzca óvulos potencialmente fecundables por una gata hembra e igualmente se evita que su cuerpo segregue las hormonas sexuales que les resultan atractivas a los machos y que generan atracción de tipo sexual.

Tanto a los felinos machos como las hembras, se les puedes esterilizar en su pubertad. Para el caso de las hembras, usualmente se les practica entre los seis y siete meses de edad. Las gatitas suelen experimentar su primer celo a los seis meses de existencia, cuando esto sucede observarás cambios en su conducta, uno de ellos es que maúllan con mayor frecuencia, suelen frotarse contra tus piernas o contra los muebles, y asumen una postura de apareamiento en cada oportunidad que se les toca su espalda.

A que edad se puede esterilizar una gata

La decisión de esterilizar o no a una gata se debe tomar toda vez hayas sido asesorado por el profesional veterinario. La esterilización brinda una serie de beneficios para tu felino. La de mayor importancia es que puede incrementar de manera significativa su expectativa de vida. Además de ello la esterilización de una minina asimismo puede servir para:

  • Impedir camadas no deseadas
  • Disminuir la posibilidad de peleas con otros felinos
  • Aminorar la probabilidad de que se contagien enfermedades de transmisión sexual
  • Restringir la cantidad de gatos callejeros que son resultado de camadas no deseadas.
  • Suprimir las secuelas del estado de celo, que pueden ser ruidosas y molestas para los dueños.

¿La esterilización afecta su Alimentación?

Apenas se haya esterilizado a una gata, empezarás a percibir cambios en su conducta, inclusive en sus hábitos alimentarios. Sus ganas de comer pueden incrementarse cerca de un 20 a un 25 %, pero su gasto real de energía se aminora en un 30 %. Esto quiere decir que resulta fácil para tu minina comer de modo excesivo y acumular la energía adicional en forma de grasa.

Si resuelves esterilizar a tu felina cuando aún es una gatita pequeña, naturalmente seguirá creciendo y, por ende, requerirá que se le proporcione un alimento que la nutra pero que no provoque que engorde más de lo imprescindible. La comida especial, elaborada para gatos esterilizados, es una de las mejores alternativas para alimentarla en esta etapa en donde requiere una supervisión de su peso corporal.

¿Qué Complicaciones pueden Surgir?

Las complicaciones de mayor relevancia que se asocian con la esterilización en hembras provienen del probable incremento de peso de la gata, lo que a su vez puede producir serios problemas de salud. La diabetes y las patologías a nivel de las articulaciones felinas están vinculadas con la obesidad. Los felinos sedentarios o de interior pueden desarrollar trastornos estomacales por la poca actividad y por dedicarle demasiado tiempo a su higiene física.

A que edad se puede esterilizar una gata

Cuando decides esterilizar a una gata puede resultar afectada su salud y la convivencia familiar de modo positivo, pero asimismo existen efectos desfavorables a un plazo más prolongado. Si deseas conocer más acerca del tema antes de tomar una decisión al respecto, necesitar consultar con el veterinario, quien te proporcionará los consejos más convenientes y te orientará en relación a los cambios alimentarios que debe tener luego de la esterilización.

Intervención en Gatas

En las gatas la intervención quirúrgica implica algo más de complejidad que en los machos, ya que ha de requerirse abrir la cavidad abdominal. Regularmente se realiza un corte vertical de pequeñas dimensiones en el vientre por el cual se extraen los ovarios y el útero. Existe otra técnica en la que el corte es efectuado en el lateral y se retiran únicamente los ovarios. Esta forma de proceder se emplea particularmente en gatas callejeras que había que retornar a su colonia ya que la incisión es más pequeña y la ubicación de la herida en el costado es más favorable para su restablecimiento.

Cualquiera que sea el caso, es una operación de rutina en las clínicas veterinarias. Pese a que toma algo más de tiempo que la de los machos, sigue siendo un procedimiento simple. Toda vez la gata se reponga de la anestesia podrá retornar a casa. Tenemos que controlar la incisión, que puede ser suturada de forma externa o cerrarse por aproximación. De lamerse la gata habrá que colocarle un collar isabelino para impedirlo, ya que su lengua áspera podría abrir la incisión. En apenas una semana el corte habrá cerrado y, de ser necesario, se removerán los puntos, pudiendo prescribirse analgesia para los siguientes días.

Otros Beneficios de la Esterilización

Además, de los beneficios ya citados de la esterilización de las hembras de felinos, igualmente dicho procedimiento es de ayuda para evitar otros problemas de salud tan graves como los siguientes:

Tumores de Mama

Esta clase de cáncer es hormonodependiente, con lo que se encuentra vinculado con las hormonas que participan en el ciclo sexual de la minina. Por ende, descartando dicho estímulo no se podrá producir el tumor, por lo que es recomendable una esterilización temprana, previa al celo inicial. Si la efectuamos a posteriori ya ha ocurrido la hormonación y sí se presentarán riesgos de surgimiento del tumor, aunque mínimo, e irán incrementándose mientras más celos pasen.

Piometra

Es una infección específica del útero que provoca síntomas como excreción vaginal, anorexia, dejadez o fiebre. Puede ser del tipo de cuello abierto, caso en el que veremos brotar al exterior la excreción purulenta, o de cuello cerrado, condición en la que en el útero se va acumulando el pus. Es probablemente mortal ya que éste podría llegar a perforarse, ocasionando una peritonitis. El peligro es que, al no verse la excreción y manifestar síntomas que nos pueden pasar desapercibidos, la atención veterinaria se demore.

Pseudogestación

Igualmente se le conoce como embarazo psicológico. Después del celo, gracias a la activación de un proceso hormonal, la gata tiende a comportarse como si estuviese gestante. En ciertos casos llega a generar leche, lo que implica un riesgo de mastitis. Se presenta poco frecuentemente en gatas.

¿Por qué Esterilizar a un Gato Macho?

En los siguientes apartados consideraremos las razones o ventajas que conllevaría esterilizar o castrar a tu gato macho tan pronto como se pueda.

Comportamiento

Al castrar a nuestro felino a una edad temprana prevenimos cuantiosos problemas de conducta no deseado como es el acto de marcaje, que más allá de sus requerimientos sexuales, este acto opera como un modo de comunicación entre los mininos. La orina gatuna, particularmente la de los machos entero (no esterilizado o castrado), está compuesta de feromonas y otras sustancias químicas que generan malos olores que son de utilidad para ellos, pero que ocasionan que nuestros muebles, estanterías y patas de mesas desprendan un olor repugnante. El marcaje está relacionado, pero no forma exclusiva, a una manifestación de deseo sexual.

Salud

Al ser esterilizado un minino entre las ocho semanas y cinco meses de edad, se fijan límites a la generación de hormonas masculinas, aminorando su deseo de evadirse y enfrentarse a otros gatos. Los ejemplares enteros son territoriales, lo cual regularmente lleva a peleas de índole violenta con otros felinos.

Regulando el desarrollo de esta clase de hormonas impedimos que nuestro minino se sienta en la necesidad de vagar y ser parte de peleas con otros felinos. Con ello descartamos la probabilidad de que adquiera ciertas enfermedades por medio de mordiscos o arañazos, como lo son la Leucemia o la Inmunodeficiencia Felina (a esta última se le conoce como SIDA felino).

Control de la Población

Como ciudadanos y dueños somos responsables de garantizar una existencia digna a nuestros gatos, no solo a nuestras mascotas sino igualmente a aquellos que se localizan en refugios o en las calles. Un único ejemplar macho puede embarazar a varias gatas por lo que hay que prevenir dicha posibilidad para que no emerjan más camadas no deseadas y para contribuir a combatir el sobrepoblamiento gatuno y, con ello, el progresivo esparcimiento de sus enfermedades que afectan la salud pública, el bienestar de los humanos y producen una mayor cantidad de felinos en condiciones de vida miserables.

¿Cuál es la Mejor Edad para Esterilizar un Gato Macho?

Pese a que cada caso tiene sus particularidades, la edad para esterilizar a un gato macho puede variar de acuerdo a una serie de factores por lo que no existe una edad precisa. No deja de ser cierto que la mayor parte de los felinos machos tienden a desarrollarse con bastante rapidez y llegan a la madurez sexual pudiendo procrear desde los 4 a 5 meses. En hembras, no obstante, hay otros factores que tienen influencia en su primer celo como son el incremento de su peso, el entorno físico y la temperatura.

Requisitos Preoperatorios

Los veterinarios que se especializan en gatos han comprobado que practicar la cirugía de esterilización o castración en gatos antes de llegar a su madurez sexual conlleva una consecuencia directa y es que su restablecimiento es mucho más rápido. Aún así ¿Qué edad de un minino es más conveniente para practicarle la cirugía de esterilización?

Así como dichos profesionales han coincidido en que es más apropiado antes de que lleguen a estar maduros a nivel sexual, estos mismos veterinarios confluyen en la idea de que puede ser realizada, de modo seguro, la cirugía de esterilización a un gato con ocho semanas de existencia o que llegue a pesar al menos 1 kilogramo, ya que a esa edad tendrán el suficiente desarrollado y no implica complicación alguna.

A partir de ello, se puede señalar que: ¿Es, 8 semanas la edad apropiada para esterilizar o castrar a un gato macho? A esta altura debemos diferenciar algo, ya que, si nuestro felino es de compañía, es más conveniente primero aplicar el protocolo de vacunación y que pueda alcanzar un debido desarrollo corporal. No obstante, en el caso de los gatos callejeros, de agencias protectoras o de criadores que por una razón u otra desean entregarlos ya esterilizados a los nuevos dueños, la señalada sería la edad apropiada.

Otras Consideraciones

Si tu veterinario de siempre garantiza que el gato está saludable y ha completado su calendario de vacunación,  procederá, tras una evaluación más detallada, a realizar una serie de análisis preoperatorios (usualmente un examen de sangre y, en algunos casos, una radiografía) para precisar su condición general y poder ejecutar la operación quirúrgica con los menores riesgos posibles.

Todo ello no quiere decir que forzosamente debes obligarte a programar la cita para la operación en el tiempo justo que cumpla las 8 semanas de edad o que tenga un peso de 1 kilogramo, pero si se recomienda hacerlo a partir de dicha edad y antes de que haya llegado a su madurez sexual, ya que, su tiempo de restablecimiento se reduce una enormidad.

Intervención en Gatos Machos

Hay dos clases de intervenciones para la esterilización de un gato macho, en ambos casos se trata de operaciones quirúrgicas. Por una parte, encontramos a la orquidectomía, que es el procedimiento que se efectúa de forma habitual en la mayor parte de los clínicas veterinarios y, por otro lado, tenemos a la vasectomía. Las dos son permanentes e imposibilitan la reproducción.

Vasectomía

Este procedimiento implica en fraccionar los conductos deferentes restringiendo el paso del semen a través de la uretra. De esta manera tanto la generación de esperma como los niveles de testosterona se mantienen inalterados. Posibilita a nuestro gato a proseguir con actividad sexual regular sin que exista posibilidad alguna de procreación, esto es, se impiden las camadas no deseadas ya que el acto no supone una madre gestante.

Este clase de operación quirúrgica no se realiza con mucha frecuencia, ya que, el gato prosigue marcando su territorio con su orina, además, sigue manteniendo deseo sexual por la hembra con lo que no impedimos las huidas en su búsqueda.

Orquidectomía

Este procedimiento, así como el anterior, es una operación quirúrgica y su ejecución implica la extirpación en base a cirugía de los testículos, por lo que ya no se producirán las hormonas sexuales. Con esta intervención se logra conseguir, además de evitar la reproducción, la reducción de la tendencia del gato de marcar su territorio y que el hedor de la orina deje de ser tan fuerte. Agregado a todo lo señalado, se logra prevenir el surgimiento de los tumores testiculares, ya que éstos han sido extraídos.

Cuidados Postoperatorios

La terapia postoperatoria para la casa luego de la intervención debe durar una semana y consta de curas con clorexidina y el suministro de antibióticos y antiinflamatorios vía oral. Regularmente no es necesario el collar isabelino, pero hemos de estar pendientes de que no llegue a tocarse el área operada. De ocurrir esto último, entonces se le debe colocar el collar hasta que cicatrice de forma correcta.

Los gatos, de modo general, llegan a restablecerse de la operación de castración notoriamente rápido. Pueden encontrarse algo adormecidos por algunas horas en el día de la operación, pero al próximo día o tras 24 horas, por lo regular, los gatos vuelven a portarse muy animados y hacen su vida usual. Por ello hay que procurar mantener a su gato muy tranquilo por un día o dos para posibilitar que la cicatriz  sane. De marchar todo de forma correcta, el pequeña corte habrá sanado por completo en dos semanas. Podemos, entonces, concluir que es una intervención de rutina y seguro.

Es de suma importancia tener presente que toda vez que un gato ha sido castrado o esterilizado, no va a actuar de forma distinta ni se le va a alterar el carácter, empero al no tener tanta deseo de deambular, efectuará una menor actividad física, acumulará más grasa y se producirá una mayor tendencia a ganar sobrepeso.

Hay que dejar claro, sin embargo, que esterilizar a un gato macho no forzosamente lo llevará a ser obeso. Eso se verá reflejado por cuánto come y cuánta actividad desarrolla. ¿Hay estudios que evidencian una asociación entre gatos castrados y obesidad? Sí.  Por ende, existe la posibilidad de que debas ajustar la cuantía de alimentos que le suministrar si el gato empieza a aumentar de peso.

También te pueden interesar estos otros artículos:

(Visited 103 times, 2 visits today)

Deja un comentario